Exceso de cariño

Un agricultor, decidido a  repoblar sus campos y renovar su producción, importó una cepa de la mejor vid de uva Gironet. Cuando llegó la plantita el agricultor, muy contento, cavó un hueco en un rincón soleado de su mejor parcela, mezcló la tierra con abono natural, preparó un buen riego y, con mucho cuidado, puso allí a la joven vid.

Pasado el primer invierno, el agricultor empezó a preocuparse por su vid: le habían brotado tres pequeños racimos y temía que, al madurar la uva, los animales o la gente que pasara intentaran apoderarse de los granos, estropeando la cosecha y la planta. Decidió  defenderla con una cerca que la protegiera totalmente, así que se puso a diseñar la mejor cerca posible contra la intrusión de los conejos por abajo, los pájaros por arriba y los paseantes por en medio. Compró varios metros de madera de roble y valló todo el perímetro con barrotes que partían del suelo bien apretados, se unían a media altura y formaban una curiosa jaula de rejilla por encima. Incluso los barrotes superiores tenían una curiosa organización, como una cortinilla, que podía moverse para dejar pasar el Sol de la tarde o el de la mañana.

"Vitte, Foglia Secca", del mismo album de Aldoaldoz: http://www.flickr.com/photos/aldoaldoz/1125340144/in/photostream/ (CC)

Sus amigos, que admiraban la joven vid de Gironet, se quedaron estupefactos ante la compleja cerca de madera. Al saberlo los demás vecinos, vinieron también hasta el campo para ver aquella prodigiosa cerca a prueba de intrusos de cualquier especie. Pronto aparecieron fotos en internet y se discutió el diseño en un par de blogs, lo que hizo que viniera gente de la ciudad a ver la cerca prodigiosa. El agricultor estaba tan contento de la fama de su cerca que la completó con varios detalles tallados con motivos vinícolas y abrió paso con su tractor hasta el lugar de visitas, mientras la vid, llegado el tiempo de la cosecha, languidecía bajo los pesados barrotes.

Aquel otoño el ayuntamiento decidió asfaltar el camino y poner cemento alrededor de la cerca para que los visitantes pudieran admirarla. La vid dejó de recibir lluvia y nutrientes a través de sus amplias raíces y tras el primer invierno, no volvió a brotar…

La gente siguió alabando al agricultor por su gran determinación y habilidad para salvaguardar su vid de uva Gironet. Sólo unos pocos niño se atrevían a preguntar para qué servía una cerca tan grande y fuerte si dentro no había nada que proteger ya…

 
 
Inspirado por el dicho de Rabí Hiya, del Midrash Rabbah sobre el pecado de Adán y Eva: “No hagas el cerco más importante que la cepa y evitarás que cuando caiga arranque la planta” (F.Hadjadj, La fe de los demonios, p.111)
Anuncios

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Juliana Porras
    Mar 27, 2012 @ 11:22:02

    Había dejado de visitar su blog Padre,
    muy bueno!

    Exceso de cariño me recuerda mi rol de madre…

    Responder

  2. Fernando Ruiz
    Mar 27, 2012 @ 16:40:38

    Juliana, gracias por comentar en el blog. Efectivamente, el cuento nació cuando el consejo del rabino aterrizó sobre muchos ejemplos de “sobreprotección” que vi últimamente por el Colegio.

    Pero usted, con su enorme sensibilidad y apoyada en su gran familia, seguro que encuentra la zona de equilibrio entre el cuidado y la libertad responsable para sus hijas.

    Responder

  3. Juliana Porras
    Mar 29, 2012 @ 13:02:34

    Pues, evidencio lo mismo en el Colegio con algunos representantes, muchas personas no escapan de esto…

    Y si trato de mantener el equilibrio procurando no sobrepasar ciertas lineas que aveces son tan delgadas que no podemos distinguir.
    Aunque están chiquitas todavía tienen sentido de responsabilidad y disciplina.

    Son nuestras Hermosas Princesas Mágicas 🙂

    Un abrazo!

    Responder

    • Fernando Ruiz
      Abr 12, 2012 @ 22:49:46

      Juliana, qué maravilla leer que sus hijas son para ustedes “sus Hermosas Princesas Mágicas”. Las personas que queremos quedan investidas de poderes especiales para cambiar nuestro estado de humor, nuestra manera de ver y, al fin, el rumbo de nuestra vida.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: