El Padre pródigo (cuento)

Cuento

Un padre tenía tres hijos. Había dedicado su vida a trabajar duramente para sacar adelante sus familia, para que tuvieran todas las posibilidades que él nunca tuvo. Con mucho esfuerzo había montado un pequeño local de almuerzos, luego otro, y finalmente tenía ya siete restaurantes y tres abastos.

El padre les decía siempre que deberían asumir la parte que les tocaba de la herencia familiar, ya que él siempre había soñado en eso, y esperaba entrar con su ayuda en el negocio de la comida rápida, tomar quizás una franquicia y ser ricos y felices.

El hijo mayor no quiso oponerse a sus padres: dejó los estudios y asumió la dirección de tres restaurantes. El hijo mediano nunca fue un buen estudiante así que se alegró de tener un puesto en los negocios familiares.

Pero la hija menor quería ser pintora, no gerente de restaurantes como deseaba su padre. Él le decía que no fuera tonta, que con eso se moriría de hambre, qué disgusto, él que había soñado toda su vida con que ella siguiera sus pasos, que se estaba equivocando, etc etc etc.

Ella, apenada, intentó olvidar los colores y los pinceles. Pero los días pasaban grises y tristes, sin apagar la llamada del arte, así que al graduarse, reunió todo su valor y tomó la decisión de inscribirse en la Universidad para perseguir su sueño.

¡No lo hubiera hecho! Su padre se puso furioso, le retiró la palabra y dos días más tarde la sacó de casa, confiando en que con eso se arrepentiría y entraría en razón.

Pero no en vano la hija tenía el mismo carácter decidido de su padre. Durante seis meses se esforzó en estudiar de noche y trabajar de camarera de día para pagar sus estudios y un cuarto en una pensión mugrienta. Su padre seguía sin ceder, y ella no quería aceptar la derrota así que los dos siguieron adelante con su orgullo. Pero una noche saliendo de una universidad, atracaron a la hija y la golpearon brutalmente por llevar poco dinero.

Avisaron al padre de su hija estaba en el hospital, herida, y temían por su vida… El padre salió corriendo y durante dos días angustiosos no se alejó de su querida niña, pensando en todo lo que había hecho temiendo lo peor… Al tercer día ella volvió en sí, y al despertar allí estaba su padre, cansado, ojeroso y sonriendo entre lágrimas.

Ella intentó pedir perdón, pero el padre le interrumpió y le dijo:

– ¡Hija, he pecado contra el cielo y contra ti! Quería obligarte a que tomaras el camino que yo quería. Pensaba que mi sueño era tan bueno que llenaría también tu vida y me sentía con el derecho de exigirte ese sacrificio para alcanzar mis deseos.

– …Pero ahora que te había perdido, me he dado cuenta de que estaba equivocado; ahora sé que en el fondo, lo que siempre he querido es que tú seas feliz.

– …Hija, hoy te pido que seas feliz siguiendo tus propios sueños.

Dile NO a los sueños prestados

No vivas los sueños de tus padres.

No vivas los sueños de tus amigos o los que la sociedad dice que son apropiados para ti. Vive para ser feliz tú, con tus propios criterios, según los sueños que llevas dentro, comprometido/a contigo mismo/a.

Los “traficantes de sueños” querrán implantar en ti los sueños e ideales que les convienen, los que te convierten en un joven a la moda, estéticamente rebelde para ser dócilmente consumista.

Di no a todo eso. Dilo con tus propios sueños: cultivándolos y luchando por ellos.

No vivas con sueños prestados.

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. francisco buitrago perez
    Oct 05, 2011 @ 20:03:00

    AMAR NO ES MIRARSE EL UNO AL OTRO,ES MIRAR JUNTOS EN LA MISMA DIRECION

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: