Soy un héroe… (juego de rol)

EN LA TRINCHERA DE RAS LANUF
desert landscape
… salté con todas mis fuerzas a la trinchera mientras agarraba la bolsa con las herramientas. Las balas trazadoras ¿aliadas? ¿rebeldes? ¿del gobierno? silbaban por todas partes e iluminaban la negra noche mientras tronaban las ametralladoras pesadas. Después del último fogonazo tardé un minuto entero en moverme y mirar: habíamos llegado a la última trinchera por encima del pueblo. Afuera, en la colina, se veía a unos trescientos metros la silueta del depósito de agua, con su caseta de bombeo, nuestro destino tras cuatro horas de avance en medio de los ejércitos que allá abajo se disputaban la carretera mientras el pueblo recibía balazos y moría de sed tras cinco días de combates.

Miré. Yo,Jairo había llegado el último, un técnico de pozos petroleros de Venezuela atrapado en una guerra que no era la mía. A mi lado Yasuf, el maestro del pueblo, ayudaba con la caja del botiquín a Yara, la enfermera local que se había empeñado en acompañar a la expedición. Más lejos vi a Jhon, el fotógrafo yankee que todavía seguía haciendo fotos a pesar de que nos ponía en peligro con los destellos de su cámara. La quinta en la expedición era Laila, una tuarej de los desiertos interiores cuya tribu había sido masacrada por los soldados de Gadafi, y ya se había mostrado eficaz y sanguinaria en luchar contra el régimen. Los otros dos miembros de la expedición, el mecánico de la estación de bombeo y un pastor de cabras que conocía la zona, no aparecían. Ojalá estuvieran sólo perdidos o heridos…
sunset

Nos quedaban cinco horas antes de que, a media noche, como acordado, encendieran las hogueras allá abajo para llamar la atención. Entonces debíamos hacer el último trayecto corriendo campo abierto, conectar la estación de bombeo y salvar a los dos mil habitantes del pueblo de una terrible muerte por sed en medio de ese desierto. Eso si es que el pozo estaba intacto y las electrobombas hacían su trabajo…

Nos acomodamos en la vieja trinchera. Había tiempo para hablar y empezamos a contarnos nuestra historia: ¿qué te trajo hasta aquí? ¿y porque estás dispuesto a morir dentro de un rato con una pequeña Por eso nos pusimos a pensar: ¿porqué te hiciste voluntario de esta locura? ¿cuál es tu historia?

Fotos: (CC, Creative Commons) tomadas de la galería de Desierto de “Mis_Ohara” en Flickr: http://www.flickr.com/photos/miss_ohara/with/2830868507/

 

Uso pedagógico: Los alumnos, en clase de ética, asumen uno de los cinco roles de la historia y los hace suyo explicando a los otros los motivos y condiciones bajo las que estarían dispuestos a perder su vida por intentar salvar la vida de mil personas. En una segunda fase escriben una carta a su familia explicando su decisión, por si acaso.

En una tercera fase se puede dejar fluir la acción mediante reglas de los clásicos juegos de rol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: