Secretas intenciones

Un padre de familia con una muy justificada fama de despistado y despreocupado, consiguió recordar y programar con tiempo el cumpleaños nº 15 de su hija. Quería darle una fiesta sorpresa, aprovechando además que toda su familia pensaba que seguro que se olvidaría.

Durante la semana previa contrató un conjunto musical, un servicio de comidas de fiesta y un bonito collar. El día del cumpleaños, muy emocionado por todo lo que había preparado, cuando le dijeron si sabía qué día es hoy, se hizo el despistado y contestó que viernes, que normal.

A las cinco de la tarde se reunió a la vuelta de la esquina con los músicos, los cocineros y el de la floristería que traía el ramo. Ese hombre estaba emocionadísimo pensando en la sorpresa que iba a dar a su hija y a toda la familia. Con mucho cuidado entraron en la casa por la puerta de atrás, se prepararon, y finalmente avanzaron hacia el salón al son de las mañanitas…

…Pero allí no había nadie. ¡Nadie! Sobre la nevera, una nota solitaria:

Papá, Mamá me lleva al cine para que no siga enfadada contigo porque TE HAS VUELTO A OLVIDAR DE MI CUMPLEAÑOS”.

¿Porqué es importante ser sincero?

¿En qué situaciones justificarías tener “secretas intenciones”?

La verdad nos hará libres… (Jn 8, 32)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: